Detalle de la Publicación
Cerrar
Número: SID 699
Título: Correlación entre el ensayo de flexión y el ensayo de doble punzonamiento para concreto reforzado con fibras
Autor(es): Aire Untiveros, Carlos Máximo ; Zárate Garnica, Gabriela Irene ; Aguado, Antonio ; Molins, Climent
Año: Marzo 2016
Páginas: 107
Serie: Investigación y desarrollo (azul)
Coordinación: Estructuras y Materiales
Resumen: Para evaluar el comportamiento del concreto reforzado con fibras (CRF) una vez fisurado se realizan ensayos a flexión en vigas. Sin embargo, este tipo de ensayo presenta una dispersión de resultados muy importante, ya que su resultado depende directamente del número específico de fibras que cosen la sección donde se produce la fisura. Además, son ensayos laboriosos en la que se emplean probetas de geometrías de difícil manejo y peso importante. Existen otros procedimientos de ensayo de uso generalizado que se diferencian principalmente en la aplicación de la carga y la lectura de los desplazamientos obtenidos. Entre los procedimientos más usuales se encuentran las normativas americana ASTM C1609, la europea UNE-EN 14651. Los resultados de estos ensayos presentan una dispersión muy significativa dependiendo del tipo y contenido de fibras y además, la complejidad de los ensayos los dificulta como un método de control sistemático del CRF. Para resolver estos problemas, el Grupo de Tecnología de Concreto de la Universidad Politécnica de Cataluña, en España, desarrolló un método llamado ensayo Barcelona, que es un ensayo a tensión indirecta de doble punzonamiento de fácil ejecución y con menor dispersión que el que presentan los métodos que se basan en ensayos a flexión en vigas. El uso del ensayo Barcelona de doble punzonamiento se ha extendido de manera importante como un método de prueba sistemático para caracterizar el CRF. El método determina la resistencia a primera fisura, tenacidad y resistencia residual a tensión indirecta del CRF empleando una probeta cilíndrica de150 mm de diámetro y 150 mm de altura que se somete a un ensayo de doble punzonamiento mediante una carga que se transmite a través de dos punzones que se colocan en la parte superior e inferior de la probeta. Para realizar el ensayo se requiere de una prensa de compresión, un equipo esencial en los laboratorios de ensayo de materiales. Las probetas de ensayo se pueden fabricar con las dimensiones propias para el ensayo u obtener cortando probetas cilíndricas de 150 × 300 mm, las cuales también se usan para el control de calidad de concretos en obra, o de fácil extracción de estructuras existentes. Las probetas demandan alrededor de 3 litros de concreto y pesan aproximadamente 7 kg, lo cual representa una muestra de menor volumen y fácil manejo en laboratorio, en comparación con otros métodos de ensayo que emplean vigas de 150 × 150 × 600 mm y peso aproximado de 32 kg. Asociado a su geometría básica, es un ensayo que presenta mayor facilidad de montaje y la carga se aplica a velocidad controlada de elongación circunferencial durante todo el ensayo. La carga se aplica directamente sobre la superficie de las caras de la probeta, sin necesidad de preparación previa sobre las caras de aplicación de carga (sin cabeceado de azufre), lo cual reduce el tiempo de preparación de la probeta y disminuye el impacto medioambiental al no ser necesario la aplicación de un mortero de azufre. La presente investigación plantea la correlación entre los resultados obtenidos mediante el tradicional ensayo a flexión en vigas y el de doble punzonamiento (ensayo Barcelona) en cilindros. Para ello se implementó el nuevo método a tensión indirecta de doble punzonamiento. En ambos métodos, se caracterizó el comportamiento del CRF en términos de tenacidad y resistencia residual.
Precio: gratuita
  Descargar PDF